Durante la última década, el aprendizaje colaborativo se ha convertido en una herramienta esencial dentro del aula. La mayoría de los currículums más innovadores, a través de metodologías de indagación, incorporan la colaboración en su día a día.

En España, podemos encontrar formas distintas de colaborar en clase, como los proyectos de investigación que se llevan a cabo de forma transversal para aprender, sumando fuerzas, temas que pueden ir desde la energía sostenible hasta la historia de la democracia. La colaboración ayuda a mejorar la indagación y aprendizaje de los alumnos, mejora sus habilidades de comunicarse, y les ayuda a comprender mejor a los demás a través de la empatía.

La colaboración en cada materia y proyecto del colegio

Hoy en día, en las escuelas que forman parte de Best Schools in Spain, la colaboración se extiende a todas las materias, más allá de un proyecto transversal de investigación. Entre algunos ejemplos muy comunes se encuentran:

  • En la adquisición de lenguas es frecuente encontrar actividades que potencian la colaboración y el trabajo grupal, como ligas de debate o competiciones sobre hablar en público.
  • En matemáticas se suelen organizar con asiduidad retos de resolución de problemas de manera colaborativa, sumando así la creatividad y la imaginación de todos los miembros del equipo.
  • En filosofía también se potencia la reflexión conjunta a partir de un posible estímulo, desde muy tempranas edades. La Filosofía para Niños, conocida en algunos currículums como P4C, les ayuda a desarrollar habilidades de diálogo, reflexión y escucha.
  • Y más allá del aula, con frecuencia la colaboración implica a varios colegios en iniciativas de toda índole. La asociación de colegios privados independiente CICAE organiza, por ejemplo, ligas de debate, modelos de parlamento europeo, olimpiadas deportivas u otras actividades conjuntas y abiertas a alumnos de toda España, que entienden la colaboración como una vía de aprendizaje, conectada con la sociedad en la que vivimos.
  • Profesores y expertos en cada área de conocimiento con frecuencia organizan proyectos conjuntos interdisciplinarios, que permiten darles una visión más holística. Así, por ejemplo, robótica y arte pueden sumar esfuerzos para crear una solución creativa ante un problema urbano, como podría ser la polución.

En Best Schools in Spain la colaboración es clave en el aprendizaje y un factor diferenciador en la forma de trabajar dentro y fuera del aula. Además, la colaboración se extiende más allá del colegio, implicando expertos y profesionales de otros ámbitos para acercar las últimas innovaciones científicas y tecnológicas a los alumnos. Destacan, por ejemplo, talleres conjuntos con universidades para desarrollar un videojuego en 24 horas, actividades para conocer cómo funcionan las Naciones Unidas y la diplomacia, Ted Talks, Competiciones Matemáticas o actividades deportivas entre centros educativos.

Encuentra la mejor escuela privada de España con calidad, programas educativos internacionales y metodologías innovadoras.

La colaboración y educación virtual en la pandemia de la COVID-19

La colaboración también supone sumar fuerzas en beneficio del entorno y la realidad que vive el propio colegio dentro de la sociedad. Así pues, hemos visto cómo los profesores y alumnos de robótica y tecnología unen sus esfuerzos para empezar a imprimir respiradores para ayudar en la lucha durante la epidemia del COVID-19 en España.

Entre otras dinámicas, también varios centros se alían y tejen redes para organizar talleres sobre Derechos Humanos, de forma que los niños entiendan qué son y cómo pueden ayudar a defenderlos.

Dado que el deporte es clave en el desarrollo psicomotor, emocional y social para los alumnos, en los centros educativos españoles se organizan innumerables actividades y ligas deportivas, donde pueden participar alumnos de diferentes colegios, con el objetivo de que se mantengan sanos, en forma, conectados y ampliando sus círculos para la socialización.

El beneficio emocional y social de las iniciativas colaborativas y del trabajo en equipo es uno de los motivos por los que todos los profesionales de Best School in Spain se esfuercen en el desarrollo de proyectos transversales. Dicha colaboración y el ánimo de mejorar, de hecho, es lo que ha permitido que nuestros colegios hayan podido diseñar e implementar programas de aprendizaje virtual durante periodos de confinamiento por la COVID-19.

La educación no presencial en los centros educativos que forman parte de Best Schools in Spain los han convertido en referentes para el aprendizaje virtual, el compromiso profesional y la responsabilidad comunitaria. La excelencia digital y el manejo de herramientas de clase y conferencias virtual, junto a la red de recursos compartidos y la colaboración de los profesionales de la educación que trabajan en estos colegios, ha permitido demostrar la capacidad de resiliencia y superación de nuestras comunidades. 

El beneficio emocional y social de los proyectos colaborativos

Cada vez más, los colegios intentan conectar con la comunidad y la sociedad en que vivimos. El aprendizaje colaborativo está presente en el aula, los estudiantes están más acostumbrados a trabajar en equipo y sacar ventaja de ello. Pero a la vez, los centros educativos están aprendiendo a colaborar entre ellos para conectar las clases con la sociedad en la que vivimos y enriquecer el crecimiento académico y personal de sus alumnos.

Los profesores de nuestros colegios se organizan cada vez más en redes de trabajo y se convierten en modelos para sus estudiantes, pues ellos son los primeros que aprenden colaborando. La responsabilidad y el vínculo con la comunidad en la que alumnos, profesores y profesionales viven, estudian y se relacionan anima al desarrollo de estos proyectos.

Asimismo, los docentes, educadores y profesionales que trabajan en nuestros centros educativos, cuentan con el tiempo, apoyo del colegio y los recursos para una formación constante. Esto también implica la colaboración y ampliación de redes profesionales, una conexión entre expertos que permite la mejora continua, el intercambio de ideas, experiencias, materiales y el aumento exponencial de la creatividad.