​Los centros educativos que forman parte de la red Best Schools in Spain tienen en común su interés por ofrecer una formación integral que ponga al alumno en contacto directo con realidades de la naturaleza y la cultura, contribuyendo a adquirir un espíritu crítico y creativo. Al mismo tiempo, los alumnos desarrollan un proceso de metacognición, convirtiéndose así en protagonistas de su propio aprendizaje.

Precisamente la dimensión creativa adquiere cada vez más relevancia en nuestras sociedades, por lo que el aprendizaje en de escuelas imaginativas e innovadoras supone educar a los alumnos de forma integral.

Nuestros centros son sensibles a la creatividad desde el punto de vista artístico (artes plásticas, música, escritura creativa, teatro…). La libertad para que los alumnos expresen lo que sienten, sin prejuicios sociales ni estereotipos culturales, es el principal objetivo del desarrollo de la habilidad artística, cuya finalidad última es la capacidad creadora. La escuela se convierte en un lugar donde los alumnos pueden expresar libremente lo que el mundo que le rodea les transmite.

Programas de innovación para el alumno creador

Un estudiante cuando pinta, dibuja, escribe, actúa, rasga o mancha, en definitiva, cuando crea libremente, transmite su estado de ánimo, sus problemas, su postura frente al mundo cercano y lo que es más significativo e importante para él.

Toda esta vertiente artística se complementa a la perfección con un aprendizaje competencial basado en metodologías innovadoras. Esta dimensión creativa se puede desarrollar en todas las edades, pero cuanto antes se cultive, mayor será su interiorización y capacidad.

Por ello, cada colegio perteneciente a Best Schools in Spain desarrolla sus propios programas de innovación pedagógica: inteligencias múltiples, aprendizaje cooperativo, flipped classroom, rutinas de pensamiento, scape rooms educativos, aprendizaje basado en el pensamiento – Thinking-Based Learning (TBL) o el aprendizaje basado en problemas y/o retos (PBL) entre otros.

El Aprendizaje Basado en el Pensamiento permite a los alumnos desarrollar un juicio crítico y creativo en la toma de decisiones en sus vidas, algo de lo que adolecen otros colegios. Otro ejemplo es el Aprendizaje Basado en Proyectos, un modelo de enseñanza fundamentado en la utilización de proyectos auténticos y realistas, basados en un problema altamente motivador y envolvente mediante el cual los alumnos desarrollan competencias en un enfoque colaborativo en busca de soluciones.

Metodología de aprendizaje

El aprendizaje a través de la creatividad debe apoyarse en unas instalaciones educativas e inspiradoras adecuadas. Por ello, en nuestros colegios, la dinámica de trabajo se sustenta en los estilos de aprendizaje, los ciclos atencionales y el equilibrio entre la rutina y la novedad. La metodología Team Teaching, por ejemplo, nos acerca proyectos innovadores en los cuales el espacio de trabajo debe transformarse y adaptarse. Eso se consigue con mobiliario dinámico que pueda adaptarse a las necesidades de cada sesión educativa.  Nuestros alumnos disponen de aulas asociativas, grandes y estimulantes que facilitan la interacción y en las que se comparte un aprendizaje que llega por diferentes vías.

Si la creatividad y el aprendizaje de los alumnos no tienen límite, ¿por qué no dotar a nuestros colegios de aulas donde prevalezca la imaginación? Ni las innovaciones pedagógicas ni los espacios de trabajo adecuados tendrían sentido si no se establece un clima positivo de aprendizaje donde se favorezca la motivación, la libertad, la comunicación, la independencia y el respeto a las ideas del alumno en el proceso educativo. Todo ello para llevar a cabo un objetivo: el fomento de la enseñanza creativa.