Hoy más que nunca, recibir una educación internacional es uno de los mayores regalos que los padres pueden ofrecer a sus hijos.

Nuestros estudiantes de hoy, serán los que tomarán las decisiones en el futuro. Queremos que se conviertan en ciudadanos activos en el mundo del mañana, participes conscientes en una sociedad globalizada que requerirá no solo conocimiento sino también las habilidades para entender la diversidad, respetar las diferencias culturales y cooperar con los demás, sin importar cuán diferente sean unos de otros.

El primer beneficio obvio para quienes estudian en un entorno internacional está lógicamente vinculado al multilingüismo y todas las ventajas que conlleva, pero vayamos un poco más allá: los estudiantes que pueden comunicarse en un idioma distinto del suyo tienen más confianza y la autoestima mas alta, por lo que se desenvuelven mejor en sus estudios y en su vida personal.

Estudiar en otro país, que no es el suyo, significa exponerse a diferentes conjuntos de reglas, convenciones y todo tipo de diferencias culturales. Esas diferencias son precisamente las que proporcionarán la mentalidad abierta que les permitirá ser mejores solucionadores de problemas, personas sin prejuicios dispuestas a asumir riesgos para ofrecer soluciones.

Vivir en el extranjero, lejos de la casa de sus padres, incrementa positivamente la experiencia. Aprender a vivir día a día hace que los estudiantes sean independientes, les enseña a prosperar y a fusionarse con el entorno sin perder su identidad, pero ganando confianza y autonomía.

Los estudiantes que reciben una educación internacional tienen más probabilidades de desarrollar conexiones más amplias con sus compañeros en la escuela, así como de extender esas conexiones más allá de sus años de educación a lo largo de su vida profesional.

Por lo tanto, en una economía global que necesita fomentar las buenas relaciones entre compañías que se extienden por todo el mundo, los estudiantes con una educación internacional van a ver incrementadas exponencialmente sus posibilidades de empleo.

Encuentra el mejor colegio privado en España con programas educativos de calidad, internacionales y con metodologías innovadoras.

La escuela y los estudiantes nativos del país de acogida. ¿También se benefician?

Hasta ahora hemos hablado de los beneficios evidentes que cualquier estudiante recibe cuando se sumerge en otra cultura, en otro país, pero ¿qué pasa con la escuela de acogida? ¿Y los estudiantes nativos del país de acogida? ¿se benefician de la misma manera?

Obviamente no, a menos que la población internacional en su escuela sea masiva como ocurre en las Escuelas Internacionales que reciben estudiantes de todo el mundo.

Pero a pesar de que en las escuelas regulares donde los estudiantes internacionales son más escasos, los beneficios van a estar allí. Por ejemplo: Los estudiantes internacionales aportan una perspectiva internacional a las discusiones en el aula y desafían y alientan a los maestros a considerar nuevos métodos de instrucción que puedan llegar mejor a su diversa población en el aula.

Sin embargo, el mayor impacto será entre los estudiantes al aumentar su conciencia cultural. Descodificar lo que otros dicen en otro idioma es totalmente diferente a realmente «entender» lo que están diciendo. Esa comprensión llega cuando eres consciente del trasfondo cultural detrás de las meras palabras.

Mientras más diversa sea la comunidad internacional de estudiantes en una escuela, mayores serán las posibilidades de que toda la comunidad evite los estereotipos en la mente tanto de los estudiantes nacionales como en la de los internacionales, promoviendo la comprensión, el aprecio y el desarrollo de la mentalidad abierta.

Para concluir, la cantidad de beneficios que aporta la educación internacional no se limita a los estudiantes que abandonan sus países para estudiar en el extranjero, sino que también llega a los estudiantes nativos de la escuela de acogida y la comunidad a la que sirve.

Es una solución beneficiosa para todos, que está creando un futuro mejor mediante el desarrollo de estudiantes mejor preparados y mejor informados con una visión abierta del mundo y las habilidades necesarias para mejorarlo.