La expresión oral y las competencias lingüísticas fundamentan la educación en todos sus ámbitos, desde la primera etapa escolar. Aprender a hablar bien es una prioridad en la escuela, pero también se convierte en una habilidad imprescindible en los momentos más cotidianos de la vida. Es decir, ya no solo es la base de la educación si no es la clave de las relaciones positivas.

En los centros educativos BSS (Best Schools in Spain) hemos trabajado siempre la expresión oral dentro de las asignaturas lingüísticas, pero en los últimos años este aspecto se ha sistematizado y extendido a todas las materias curriculares. ¿Cómo se pone en práctica? Dentro de cada asignatura el alumno debe exponer en público sus trabajos, contestar las dudas de sus compañeros y defender sus argumentos en voz alta. Además, tiene la oportunidad de participar en diferentes iniciativas que premian la oratoria como son las ligas de debate, el Modelo de Parlamento Europeo o el European Youth Parlament. Con este tipo de iniciativas, que cuentan con el apoyo y la implicación de los centros Best Schools in Spain, el alumno aprende a trabajar en equipo, a razonar, debatir y a comunicar sus ideas. Sin duda, favorecen su desarrollo personal.

El debate: fuente de motivación para los jóvenes

El debate despierta en los jóvenes el interés y la curiosidad por temas muy diversos. En los colegios Best Schools in Spain se enseña a debatir, entendiendo como tal un proceso de distintas fases. En la primera investigan y conocen los detalles del hecho en cuestión, en la segunda analizan la situación en profundidad para, en una tercera fase, poder desarrollar sus argumentos. En todo este camino aprenden a escuchar, a presentar sus ideas de forma clara y a valorar los argumentos de los demás.

¿Y en el ámbito personal? Expresar las emociones, los sentimientos y preocupaciones sin dejar lugar a dudas conduce a éxitos personales muy positivos para uno mismo. En Best Schools in Spain trabajamos para que el alumno logre utilizar el lenguaje apropiado y manejarlo con la intención de proyectar su mejor imagen que guiará de forma favorable cada uno de sus pasos.

Encuentra la mejor escuela privada de España con calidad, programas educativos internacionales y metodologías innovadoras.

Una herramienta para contribuir a mejorar la sociedad

¿Qué conseguimos con la formación en oratoria? Ante todo, estudiantes informados en temas de actualidad, de importancia local y global, que asumen valores y desarrollan la capacidad de contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos, dentro de un contexto de respeto y tolerancia hacia los demás.

Por ejemplo, en los equipos de debate se establecen distintos roles a través de los que los alumnos deben mostrar las siguientes habilidades:

  • La retórica: arte de hablar con elegancia.
  • La elocuencia: arte de hablar con propiedad y de manera efectiva.
  • La antilogía: dominio de la tesis y de la antítesis en cualquiera de los temas a debatir.
  • La erística: arte de la disputa.

Y todo ello mientras argumentan sobre temas políticos, morales o incluso de derecho, de total actualidad. Siendo tan importante el dominio del lenguaje verbal como el lenguaje kinésico (gestual). Es decir, lo que expresan con las miradas, los gestos, las distancias… Aprenden a proyectar de la mejor manera lo que piensan y esto es una lección de vida.

Por lo tanto con la oratoria se promueve la educación integral como un proceso que no se termina en las ligas preuniversitarias en las que animamos y preparamos a nuestros estudiantes para participar, sino que continúa en la Universidad y sigue acompañándoles en su conciencia durante toda la vida. Esto se debe a que al investigar en temas de transcendencia nacional e internacional, analizados desde distintos puntos de vista, los alumnos son capaces de desprenderse de los prejuicios iniciales, permitiéndoles tener una visión prismática de la realidad que les hace crecer como seres responsables y solidarios.

En un sentido más amplio, este aspecto es decisivo para la coexistencia y convivencia futura dentro de la sociedad, ya que si proyectamos esa responsabilidad del ser humano al conjunto de la sociedad podemos mejorar el mundo en el que vivimos.

Finalmente, un aporte esencial de los debates es la educación en valores ya que solo fomentando un clima de respeto y tolerancia podrán llegar a un consenso.