Que cada vez somos más conscientes de que tenemos que cuidar el medio ambiente y que se están tomando medidas para ello es algo evidente. Cada vez existe mayor concienciación y es un tema de gran actualidad que se trata y debate en documentales, en informativos, en conversaciones coloquiales, en ponencias, en tertulias, en programas de televisión o lo leemos en prensa, libros o artículos especializados. Esta cuestión es tan relevante que la aborda toda la sociedad, niños, estudiantes, mayores, profesores, políticos, científicos, empresarios, activistas…

Sin embargo, ¿están siendo suficientes las medidas que se están adoptando para cuidar el medioambiente? ¿Somos realmente conscientes de la problemática? ¿Cómo están actuando las grandes organizaciones? ¿Y cómo lo afrontan los centros educativos?

Estas y otras muchas preguntas son de necesario planteamiento de cara a evaluar qué es lo que estamos haciendo en materia de cuidado medioambiental y desarrollo sostenible y si debemos o no virar el rumbo. La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, constituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1984, habla del desarrollo sostenible como “el desarrollo que satisface las necesidades de la presente generación sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades (…)” Lo que hacemos hoy, indudablemente, afecta al mañana.

Es cierto que desde hace algo más de mitad del siglo pasado, los organismos internacionales y los países están poniendo sus esfuerzos en crear una conciencia medioambiental para preservar nuestro planeta y cuidar la biodiversidad en pro de un futuro mejor para las próximas generaciones. A pesar de los numerosos estudios e investigaciones que nos alertan de los problemas que sufre el planeta y las medidas que debemos tomar para revertir la situación, todavía estamos muy lejos de donde deberíamos. Innumerables iniciativas a nivel mundial se llevan a cabo para concienciarnos de que, si no ponemos de nuestra parte y cambiamos ciertos hábitos, estaremos adelantando considerablemente la fecha de caducidad de nuestro mundo.

Por todo ello, la Educación Ambiental se erige en una de las mejores armas con las que contamos para mejorar la relación con la naturaleza, enfocada principalmente en aquellos que ocuparán el planeta en el futuro y de quienes vamos a depender de aquí a unos años.

Encuentra la mejor escuela privada de España con calidad, programas educativos internacionales y metodologías innovadoras.

La Educación Ambiental en los colegios

Desde los centros educativos de Best Schools in Spain promovemos un mayor conocimiento de problemas como el cambio climático, la importancia del reciclaje o el uso sostenible de recursos, así como las consecuencias a corto y largo plazo de no cuidar lo suficiente nuestro planeta.

El desarrollo de valores y nuevas actitudes contribuyen al uso racional de los recursos naturales de una forma más práctica. Dado que en nuestros colegios abordamos la solución de problemas como una de las habilidades más importantes de nuestro curriculum, tenemos la maravillosa oportunidad de establecer proyectos o estrategias para solucionar problemas ambientales del entorno, cercanos y próximos a la realidad de los alumnos. Dicho de otra manera, no nos podemos quedar en la simple información teórica y superficial de estas cuestiones y sus efectos, hemos de pasar de la voluntad a los hechos. Desde las aulas podemos ayudar a los estudiantes a ser conscientes de que son agentes medioambientales y a afrontar la problemática a través de la búsqueda de soluciones y buenos hábitos.

Muchos son los colegios e instituciones educativas que realizan campañas de concienciación y mejora del entorno próximo con acciones que tienen repercusión en nuestros jóvenes, como la puesta de papeleras de reciclaje, organización de patrullas medioambientales escolares, consumo de alimentos ecológicos y locales de temporada, y otras muchas y muy buenas medidas. Sin embargo, si queremos ir realmente más allá, hemos de involucrar a los estudiantes de una manera activa.

Best Schools in Spain y sus alumnos pasan a la acción

En los centros escolares más innovadores se ayudan de metodologías inductivas para concienciar en el cuidado activo del medio ambiente y pasar, como decíamos, de la voluntad al hecho. Estas metodologías, que están teniendo un gran calado en los estudiantes, como el Aprendizaje Basado en Proyectos, Problemas o Retos, entre muchas de sus bondades, tratan de hacer al alumno más protagonista de su propio aprendizaje y pone en valor la utilidad de todo lo que aprende en entornos reales.

En Best Schools in Spain, niños y jóvenes realizan proyectos relacionados con el cuidado medioambiental que enriquece sus conocimientos sobre la materia y desarrolla su conciencia sobre la necesidad de poner freno a este problema. Entre otras actividades del colegio, los alumnos llevan a cabo la creación, implantación y cuidado de un huerto escolar, se organizan para coordinar la siembra de árboles y repoblación de bosques o elaboran sus propios medios para obtener energía renovable para el centro educativo.

Así pues, son los propios estudiantes los que solucionan los problemas que se le plantean, como, por ejemplo, trabajar en la solución de reducir el consumo energético del centro, la creación y adecuación de los espacios para fomentar el uso de bicicletas o afrontar la escasez de agua con fantásticas ideas. Se convierten en alumnos resolutivos, capaces de aceptar y alcanzar grandes retos, tales como el de conseguir reutilizar el agua de lluvia, introducir la energía solar en el centro o reducir la utilización de plásticos, uno de los grandes problemas de la sociedad actual.

Por tanto, pongamos el foco en nuestros jóvenes, démosles el caldo de cultivo necesario para que puedan desarrollarse como personas sensibles con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Potenciemos que sean ellos los principales protagonistas para buscar soluciones, cambiar hábitos y dar una lección a la sociedad. El objetivo en los centros educativos de Best Schools in Spain no es solo que nuestros alumnos estén preocupados por la necesidad del cuidado medioambiental, sino que nuestro propósito es que tengan y sientan la necesidad de resolver problemas, buscar soluciones y actuar para hacer del mundo un planeta más habitable y sostenible.