Tomar la decisión de que su hijo estudie en el extranjero depende de muchos factores. Entre ellos, el alojamiento, una cuestión que puede ser fundamental y decisiva a la hora de inclinarse por uno u otro destino. Después de todo, más allá de lo académico, la experiencia en otro país  es una vivencia que en gran medida supone para los jóvenes un antes y un después, por lo que es importante intentar valorar múltiples alternativas, no solo con respecto a su educación, sino también con su día a día.

En el caso de España, existen dos buenas opciones a considerar antes de enviar a su hijo a un colegio si usted vive en el extranjero o en otra parte del país: internados y alojamientos con familias. Estar lejos de casa en una estancia organizada le permitirá a su hijo aumentar la confianza y la independencia, habilidades valiosas para llevar consigo cuando terminen sus estudios escolares y accedan a la Universidad o al mundo laboral.

 

La vida de un estudiante en una residencia escolar

Muchos colegios privados en España tienen internados para acomodar a los estudiantes extranjeros. Estas residencias o internados tienen un coste adicional, además de la matrícula privada, pero el precio normalmente incluye el alquiler de la habitación, desayuno y cena, lavandería y algunas actividades de fin de semana.

Las habitaciones son normalmente individuales o compartidas, dependiendo de la edad de los alumnos, y el régimen de internado normalmente está disponible para estudiantes de 8 a 18 años. Sin embargo, en algunas escuelas, solo aceptan a jóvenes que acceden a la escuela secundaria.

 

Los alumnos aprenderán otras culturas, idiomas y costumbres

Una gran ventaja de este tipo de residencias para los alumnos es que convivirán con una amplia variedad de estudiantes internacionales de todo el mundo, lo que les permitirá adoptar otras culturas, idiomas y normas. Esto amplía su perspectiva global y es una excelente forma de conocer y abrirse a otras sociedades y normas culturales, mientras hace amigos de por vida que proceden de cualquier parte del planeta. Se trata de una riqueza intercultural que difícilmente podrá adquirir de otra manera, por lo que resultará muy beneficiosa en su experiencia internacional. Además, el uso del segundo idioma, principalmente el inglés, será fundamental para que el estudiante pueda interactuar con sus compañeros, por lo que es de esperar que al terminar sus estudios, su nivel sea bilingüe.

Aun así, también vale la pena considerar que muchos internados estarán cerrados durante las vacaciones escolares (por ejemplo, Navidad, Pascua o verano), por lo que los alumnos tendrán que volver a casa durante estos períodos u organizarse en viviendas alternativas.

 

Disfrutar de España junto a una familia anfitriona

Otra forma menos común de alojamiento para estudiantes es quedarse con familias anfitrionas, también llamadas Homestay. Esta opción puede variar desde hospedarse con una familia entera, una pareja o un único anfitrión. Una gran ventaja de la estancia en familia es que le da a su hijo la oportunidad de mejorar mucho su español y sumergirse de lleno en la cultura. Es una oportunidad para que su hijo abrace plenamente el estilo de vida español, sus costumbres y sus tradiciones.

Si elige este modo de alojamiento, los jóvenes estarán expuestos a socializar con su familia de acogida y sus amigos de forma regular, mejorando naturalmente su capacidad de hablar en español y la confianza con la comprensión del idioma. Los niños también tendrán la libertad de explorar la ciudad o pueblo en el que viven y las familias a menudo estarán más que felices de mostrarles a sus huéspedes los sitios locales y los mejores lugares para comer, ¡E incluso probar su primera paella española!

La familia anfitriona también ayuda a los estudiantes a estar más tranquilos en un entorno familiar y casero, con ciertas reglas de convivencia como en cualquier hogar, lo que les permite sentirse más cómodos viviendo lejos de casa. Normalmente, a los niños se les da su propia habitación en el hogar para que conserven cierta intimidad. La tarifa que paga generalmente incluye el alquiler, los servicios públicos y la comida.

Lo importante a la hora de decidir el tipo de alojamiento para su hijo será siempre tener en cuenta su propia personalidad, así como los objetivos de su estancia. En cualquiera de los casos, contará con el apoyo y asesoramiento por parte de los Colegios Best Schools in Spain.