Programación, la alfabetización del siglo XXI | BSS

Los lenguajes de programación, desde el más sencillo al más avanzado, han entrado de lleno en los currículums más innovadores. El objetivo es dominar la programación, elemento sobre el que se basa enteramente la sociedad digital del siglo XXI.

Lego WeDo es una de las primeras herramientas en este ámbito, pero la sociedad pide más. Hoy en día los colegios más innovadores, se han percatado de la necesidad de fomentar el desarrollo de habilidades complejas de programación. Como todo lenguaje, su dominio exige conocer los pilares de la gramática básica, pero también desarrollar la capacidad creativa, crítica y atrevida para solucionar los retos de programación que pueden surgir. 

Programación Lúdica

Jugar con la programación ayuda a mejorar el aprendizaje. Aprender a programar debe estar lejos de una clase aburrida. Así, desde las edades tempranas en las que se usan juguetes como los Bee Bots (robots abejas), los pequeños desarrollan un pensamiento computacional creativo y lúdico, una capacidad que acaba en proyectos como el desarrollo de videojuegos a través de una combinación de lenguajes y universos de personajes, bandas sonoras y guiones literarios. 

 

Código, ciencia, ingeniería. La mejor combinación

Combinar código con ingeniería  y ciencia, es parte de las asignaturas y proyectos más creativos que están desarrollando los colegios que pertenecen a la red Best Schools in Spain. Hay proyectos punteros en los que se lanza un Programa Espacial a la Estratosfera, en el que los alumnos construyen placas de Arduino y Raspberry Pi, lo combinan con hardware electrónico con cámaras y GPS, e incluyen experimentos científicos para observar los efectos de la estratosfera en la presión, por ejemplo.

Código, ciencia, ingeniería. La mejor combinación

Lo fundamental es proponer retos complejos a los alumnos, que tienen que solucionar con mentalidad de programador o diseñador científico: hay siempre una fase de investigación sobre las soluciones existentes, una fase de desarrollo, una fase de diseño y una final de evaluación. Una fase cíclica que puede reiniciarse siempre que se tope con posibles errores, los cuales se afrontan como oportunidad para aprender y encontrar mejores soluciones. 

 

La mejor forma de aprender en equipo

Esta forma de trabajar exige creatividad, innovación y mucha colaboración en equipo. El liderazgo no se entiende aislado en los proyectos de programación. El feedback constructivo, y la flexibilidad para corregir de manera creativa los errores de programación o del proyecto final, ayuda a los alumnos a desarrollar habilidades de gestión, creatividad, trabajo en equipo y solución de problemas.

 

Habilidades que construyen oportunidades

Desde Best Schools in Spain sabemos que dominar distintos lenguajes de programación abre las puertas a nuestros alumnos para que puedan acceder a los empleos del futuro, aquellos que todavía se están gestando. Las habilidades adscritas al desarrollo de proyectos que incluyen programación son consideradas fundamentales en la sociedad digital en la que nos estamos adentrando de manera exponencial. Más allá del código, programar prepara para el mundo laboral, con estas soft skills exigidas en todos los escenarios laborales.