En los últimos años, el mundo ha cambiado a un ritmo vertiginoso: la tecnología, la forma de relacionarnos y comunicarnos, la internacionalización de la vida académica y laboral, las necesidades sociales o las responsabilidades y concienciación medioambiental… Y con todo ello varía también sustancialmente la forma en la que educamos a los niños y jóvenes.

Las nuevas tendencias en educación nacen ante la necesidad de adaptarse a los cambios generales, no solo para que las nuevas generaciones estén preparadas para afrontar el presente y el futuro de la mejor forma posible, sino también para poder estimularlas de la forma más adecuada y poder potenciar sus habilidades desde la infancia. Los centros educativos pertenecientes a la red Best Schools in Spain analizan las transformaciones sociales y laborales para implementar cambios educativos que respondan a las necesidades de un mundo en constante evolución.

 

Nativos digitales para una sociedad tecnológica

Las nuevas generaciones han nacido en una sociedad tecnológica, se relacionan con sus compañeros y amigos de un modo totalmente distinto al de hace 20 o 30 años, con lo cual, no podemos educarles con las mismas técnicas de antes. Los colegios de Best Schools in Spain llevan años invirtiendo en planes de digitalización y tecnología en el aula, entre los que se incluye la inversión en herramientas y recursos que garanticen el mejor aprendizaje y la formación permanente del profesorado para que sea capaz de adecuar sus enseñanzas a la innovación y a los progresos tecnológicos continuos.

Nuestros niños y jóvenes son hijos de las nuevas tecnologías, por lo que estas tienen que ser parte de su aprendizaje. Y ya no basta con utilizarlas a nivel de usuario, hay que enseñarles a crear con ellas. De ahí que la programación y la robótica sean unas de las nuevas tendencias educativas desde la educación infantil. Esta forma de aprendizaje activo les ayuda a pensar, imaginar, crear y a entender que el proceso de prueba y error es totalmente natural.

El término STEAM (Science, Technology, Enngineering, Arts and Maths) promueve una cultura de aprendizaje en la que se relacionan e integran las diferentes áreas del saber, con el fin de que los alumnos desarrollen las competencias necesarias que les servirán tanto dentro como fuera del aula a través de la participación activa.

Por lo tanto, cada vez más, se ofrecen aprendizajes transversales, proyectos mediante los cuales se adquieren conocimientos de diferentes materias. Dichos proyectos interdisciplinares ayudan a los estudiantes a comprender que en todos los ámbitos de la vida se interrelacionan los conocimientos. Además, los alumnos aprenden a través de la experiencia y de situaciones a las que muy probablemente se tengan que enfrentar fuera de las aulas, lo que les sirve como un entrenamiento de su vida adulta como estudiantes y profesionales.

 

El alumno como protagonista de su propio aprendizaje y desarrollo emocional

En una apuesta por la formación integral, se invita a los niños a ser protagonistas de su propio aprendizaje. Ya desde una etapa más temprana, se promueve la adquisición de destrezas, habilidades y conocimientos mediante la elección de las actividades por parte del alumno. De esta manera, desde los centros educativos pertenecientes a Best Schools in Spain potenciamos su autonomía y evaluamos el aprendizaje de forma individual, teniendo en cuenta sus necesidades académicas, emocionales, sociales.

En el contexto del ámbito académico, la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner nos dice que los seres humanos poseemos una serie de capacidades y potenciales (inteligencias múltiples), pero que tradicionalmente no se ha prestado la misma atención a todas ellas en la educación.

Por ello, el autor propone que el individuo las desarrolle todas. Para ello es necesario que todas ellas se contemplen en el aula mediante la creación de distintas actividades que favorezcan el desarrollo de todas las inteligencias y un aprendizaje más igualitario, ya que a cada alumno le resultará más fácil aprender de una forma o de otra. Además, no hay que dejar de nutrir el talento de cada uno ellos, es decir, que se tienen que potenciar sus habilidades y animarlos a desarrollar aquello en lo que sobresalen y los hace brillantes.

 

Desarrollo emocional, espíritu crítico y responsabilidad como ciudadano

El desarrollo emocional del estudiante es importantísimo, ya que de ello depende en gran medida la autoestima y la confianza en uno mismo. Que los alumnos sean capaces de distinguir, entender, expresar y controlar sus emociones puede ser la diferencia entre el fracaso y el éxito en el resto de los ámbitos, tanto en la escuela como fuera del centro educativo.

Asimismo, las demandas sociales, culturales y medioambientales también están cogiendo fuerza dentro del ámbito educativo. Una educación basada en el respeto hacia el prójimo, hacia la diversidad y hacia el entorno es vital para que desarrollen la empatía y puedan identificar las carencias y necesidades globales. La necesidad de conocer otras realidades sociales y culturales desde pequeños se hace imprescindible.

Hoy el día, el conectar con personas al otro lado del planeta es más fácil que nunca, desde Best Schools in Spain fomentamos la idea de diversidad frente a la diferencia, alimentamos el deseo de conocer frente al miedo a lo desconocido y promovemos el acercamiento frente a la separación, con el objetivo de formar a personas mucho más completas. Al fin y al cabo, un mundo globalizado necesita una sociedad global unida que proteja su territorio, nuestro planeta.

En Best Schools in Spain trabajamos para educar, estimular y formar a personas con espíritu crítico, innovadoras, resolutivas, respetuosas y conscientes en los primeros años de vida, nuestro propósito es que todos nuestros alumnos estén capacitados para detectar y resolver los problemas presentes y futuros, imprescindible para que nuestro mundo, ya tan globalizado, avance.